Nuestra sociedad está avanzando a pasos agigantados hacia un nuevo estilo de vida que integra la calidad de medio ambiente en torno a vivienda, trabajo, estudio y demás componentes del desempeño social; esto implica que las nuevas construcciones, proyectos de vivienda, centros comerciales, vías y servicios se están adaptando a estos criterios. Cada día son más las familias que quieren tendencias amigables con el medio ambiente para contrastar el estrés de los muros, el trabajo y la ciudad, con la decoración del hogar para un oasis de descanso y convivencia.

El término “eco-friendly” se ha puesto de moda como una forma de vivir más allá de un estilo decorativo sobre la base conceptual de un hogar que proteja el entorno natural; para comprenderlo hay varios elementos claves que poco a poco se ponen en práctica con productos y servicios, leyes, directrices y políticas que repercuten en el medio ambiente y la sinergia con los aspectos sensoriales de las personas cuyo resultado final es disfrutar, gozar y mejorar la calidad de vida espiritual, mental y física.

En términos de vivienda nueva o de remodelación para la adecuada aplicación de este concepto es necesario poner en práctica la llamada “regla de las tres erres”, también conocida como las tres erres de la ecología o 3R, que significan: ‘Reducir’, ‘Reciclar’ y ‘Reutilizar’. Reducir es bajar los consumos de bienes y servicios, como por ejemplo de agua y energía, así como también la producción de desechos; cada vez son más los equipos e instrumentos que contribuyen con este propósito; nuevos diseños que economizan consumo.

De otra parte ‘Reciclar’ se trata de adaptar empaques de productos ya utilizados para hacer nuevos artículos decorativos y de uso para labores domésticas; frascos de vidrio o botellas plásticas que se convierten en floreros, materas, recipientes. Reutilizar es darle un nuevo uso o destino productivo a un elemento que ya no sirve para el uso original. Por ejemplo, tomar unas puertas antiguas y utilizarlas como el cabecero de una cama; si el colchón viejo ya cumplió su ciclo de vida, puede que sus partes sigan siendo de ayuda; por ejemplo se pueden reutilizar sus botones o incluso su forro con el que podrán hacerse cojines o cobertores para proteger los sillones.

Cada vez se integra más el universo de alternativas que ofrece la decoración eco para vivienda nueva y usada: materiales naturales, paneles de energía, mobiliario reciclado, iluminación LED. Infinitas posibilidades de la naturaleza para convivir con ella que debemos aprovechar, disfrutar y preservar.

Categorías: Mi Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *