Decidir vender la casa o cualquier otro inmueble puede ser una de las decisiones más importantes de una persona financieramente hablando pues se trata de una enorme transacción con implicaciones no solo económicas, sino también emocionales. Por esa razón es necesario precisar cuáles elementos de juicio se deben evaluar antes de emprender el proyecto especialmente cuando la decisión obedece a una necesidad urgente.

Ante todo, ceñirse al viejo, pero siempre vigente principio de jamás mezclar patrimonio familiar con negocios; las familias deben estructurar su patrimonio de tal forma que puedan separar los bienes que hacen parte de su negocio productivo; y los que comprenden el patrimonio familiar, minimizando los impactos negativos sobre los mismos.

La protección del patrimonio familiar es un proceso que debe analizarse cuidadosamente desde distintas ópticas, porque involucra muchos temas: jurídicos, administrativos, financieros, contables, y tributarios. Por lo tanto, es necesario contar con una asesoría integral que les permita adoptar diferentes soluciones para una efectiva protección.

También es importante advertir que si bien, quien vende su casa es porque lo necesita; prudencialmente es mejor no decidir vender en el último minuto; por lo que es recomendable plantearse la venta con antelación o ponerse en manos de un agente inmobiliario, varios meses antes e incluso un año antes de plantearse la opción; para poder establecer un plan de venta. Se debe tener presente que conseguir una oferta puede tardar un tiempo considerable.

Ponerse en manos de una agencia inmobiliaria seria y de reconocida transparencia con el cliente a la hora de fijar la estrategia de venta, es una práctica que recomiendan los especialistas en negocios inmobiliarios. En el proceso incluso, no debería sorprender una rebaja en el precio ni tampoco que en apenas unos pocos días en el mercado se comiencen a recibir ofertas que induzcan a pensar en una venta más ajustada.

Por lo tanto, si se trata de vender la vivienda rápidamente, dependerá de factores clave como una buena estrategia de mercadeo, un agente de bienes raíces efectivo, un buen precio; y que el inmueble enamore a los futuros compradores. Algunas ideas prácticas para ponerlo a punto son:

Hacer que el inmueble luzca acogedor; debe dar sentido de hogar o del fin al que está destinado. Si la pintura exterior es costosa; está en malas condiciones, y no hay presupuesto para pintarla; eliminar al menos las manchas que tengan las paredes y limpiarlas. Todas las áreas limpias y bien presentadas.

Consultar con un asesor y determinar el valor de la vivienda. Revisar los documentos y comprobar que se encuentren en regla. Contemplar los gastos adicionales como notariales, abogado, avalúo, agente inmobiliario, contador. Hacer un inventario de las reparaciones necesarias y calcular su costo. Tener especial cuidado de mantener el inmueble ventilado. Cocina y baños son lugares sensibles al impacto del potencial comprador.

Tomar buenas fotografías y vídeo teniendo presentes los detalles extras de la vivienda. Estas imágenes son esenciales para aprovechar las posibilidades de mostrar en Internet. Entre mayor sea el apoyo visual las posibilidades de una buena venta en el corto o mediano plazo, aumentarán.

Categorías: Mi Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *