Cada año en el mundo ocurren cientos de miles de desastres en los hogares por causa de mal mantenimiento y peor aún, de ningún mantenimiento, lo que indefectiblemente conlleva a mal funcionamiento de equipos y elementos eléctricos; de conducción de agua, gas; estructurales; instalaciones, etc., poniendo en riesgo la salud y la vida de sus residentes.

Soy muy amigo de aplicar los refranes sabios a cada actividad, por eso aquello de “es mejor prevenir, que tener que lamentar”, como también “persona prevenida, vale por mil”, se ajusta perfectamente a nuestra reflexión de hoy.

Y, “como el que oye consejo, llega a viejo”, pues aquí les dejo una serie de recomendaciones prudenciales para que prevengan futuros dolores de cabeza y que no les salga “el caldo más caro que los huevos”:

Busque de forma sistemática y ordenada, defectos para así anticiparse a los mismos y evitar reparaciones urgentes que siempre son costosas.
Verifique de forma ocular posibles fallos que se encuentran a la vista como corrosión desgaste, etc. Especialmente en tuberías de agua, gas y tomacorrientes eléctricos.
Sensibilice y preste atención al sentido del olfato para detectar olores inusuales. El gas tiene un olor característico que ayuda a detectar una fuga a tiempo. Así también ocurre con alimentos a punto de quemarse.
Cuando esté cocinando o planchando, concéntrese en ello. Evite hacer varias labores al tiempo.
Mantenga hábitos precisos para labores como el lugar donde guarda las llaves y objetos de uso crítico. Recuerde que cuando se cambian los hábitos por lo general ocurren imprevistos.
Utilice el tacto para advertir vibraciones, humedades, cambios de temperaturas.
Programe un presupuesto para cambios o reemplazos de baldosas, sanitarios, cables eléctricos cuya optimidad está calculada en aproximadamente veinte años.
Disponga de una lista de personas especialistas en el mantenimiento de hogares. Tómese el tiempo para seleccionar su idoneidad y honorabilidad, antes de que una situación de emergencia ocurra y tenga que improvisar. Muchos hurtos y engaños se han presentado por falta de precaución en esta materia.
En lo posible disponga de planos y métodos de revisión proporcionados por los profesionales que instalaron equipos y estructuras en el inmueble que habita.
Orden y aseo son dos disciplinas necesarias para una sana convivencia, cultívelas como parte de su autoestima y condición de salud.
Recuerde que siempre es mejor contratar a un profesional para que realice los arreglos de electricidad, fontanería o hidráulica y cualquier otro dispositivo del hogar. Realizarlas uno mismo puede resultar en problemas mayores.

Categorías: Mi Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *