Somos el producto de lo que hablamos y lo que hablamos viene de lo que pensamos.

Las palabras definen tu realidad es por esto que debemos estar muy atentos a aquellas que pronunciamos pero sobre todo también a las que nos dicen.

Si usted es de las personas que se sienta o se recuesta todos los días a estar enterado de la actualidad desde los noticieros tradicionales en televisión, usted debe saber que en la mayoría de los casos la información que allí se recibe es muy tóxica (sobre todo en las noticias judiciales), pues no contribuyen en lo más mínimo a tener una vida plena, prospera y feliz.

Así que no solamente lo tóxico esta en las personas pesimistas o conformistas que tenemos a nuestro alrededor sino en nuestros hábitos diarios como por ejemplo: ¿Qué programas de televisión vemos? ¿Qué libros leemos? ¿Qué buscamos en Internet? ¿Cómo nos relacionamos con un lenguaje ganador; con afirmaciones que atraigan el dinero o por el contrario con un lenguaje pesimista que nos deja en una posición de parálisis desde el punto de vista financiero?

Así es que lo primero que debe cambiar en nuestra conciencia para empezar a tener resultado de prosperidad importantes en nuestra vida son las afirmaciones que a diario recibimos por parte de nuestro entorno y por supuesto también por parte nuestra y llenar nuestro día de frases positivas, firmes y claras con respecto a nuestra situación presente y futura en todos los ámbitos de la vida.

Recuerda siempre que un cambio se materializa cuando hay una motivación fuerte para hacerlo.

La pregunta es entonces ¿hay una motivación grande en nuestra vida que haga que toda esa información tóxica desaparezca de mi vida? Pues si existe esa motivación serás capaz de hacer cualquier cosa.

Rodéate de personas que te contagien de positivismo y te reten a mejorar y prosperar continuamente, estudia información ponga tu vida en un punto de ebullición y siempre colócate metas lo suficientemente altas para que siempre estés escalando.

No tengas miedo al cambio, pues en el cambio está la clave a la prosperidad, venimos de un mundo normal de gente normal y por esta razón siempre hemos sido personas normales. CAMBIA! Cambia lo que ves y lo que lees y cambiaras lo que eres, cambia lo que eres y cambiarás lo que piensas y lo que dices, cambiando lo que piensas y dices, cambiará lo que haces y si haces cosas diferentes finalmente tendrás resultados diferentes en tu vida.

Cambia frases como: Veré si puedo por lo haré, me gustaría por lo decreté.

EL PODER DE LA PALABRA RADICA EN LA FUERZA DE TUS CONVICCIONES Y EN LA MÁGIA DE TUS SUEÑOS.

Categorías: Mi Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *